Determinación del dióxido de azufre (SO2 ) en los alimentos

Método alcalimétrico para muestras sin otros ácidos volátiles - Método basado en las normas DIN EN 1988-1: 1998-05 y AOAC 990.28

Dióxido de azufre como aditivo alimentario

El dióxido de azufre (SO2) y los sulfitos se utilizan a menudo como conservantes y antioxidantes en la industria alimentaria debido a sus propiedades. El dióxido de azufre se utiliza con especial frecuencia en los frutos secos, los zumos de frutas, las mermeladas, el vino, los platos a base de patatas y el marisco. Inhibe el crecimiento de los cultivos de hongos y bacterias y prolonga así la vida útil de los alimentos. Además, el dióxido de azufre ralentiza el proceso de oxidación de los alimentos en contacto con el oxígeno. Esto puede ralentizar considerablemente la degradación de los colorantes, las vitaminas y los sabores de los alimentos, de modo que se mantienen frescos durante más tiempo. En el caso de los frutos secos, como los albaricoques, por ejemplo, el color amarillo se mantiene durante más tiempo, contrarrestando la coloración marrón de la fruta.

Sin embargo, debido al efecto tóxico del dióxido de azufre, su uso en los alimentos no es del todo inocuo. Aunque el consumo de pequeñas cantidades no supone un problema para la mayoría de las personas, regularmente se producen reacciones de intolerancia, como dolores de cabeza y náuseas. En el peor de los casos, pueden producirse incluso reacciones alérgicas. Por este motivo, existen valores límite aplicables internacionalmente para el uso del dióxido de azufre. Si se superan determinadas concentraciones -en la UE y EE.UU. a 10 mg/kg y 10 mg/l respectivamente- existe la obligación de etiquetar. En los alimentos envasados, por ejemplo, el dióxido de azufre y los sulfitos deben indicarse como aditivos con los números E220 - E228, en el vino con la adición "contiene sulfitos" y en los alimentos que se venden a granel con la indicación "sulfurizado".

Debido al efecto toxicológico, es necesario verificar el cumplimiento de los límites prescritos. Al mismo tiempo, debe comprobarse si el contenido es suficiente para aprovechar todo el efecto del SO2 . Con el VAPODEST 550 y 550 C y la aplicación "Dióxido de azufre en los alimentos", se puede determinar de forma fiable y automática el contenido de dióxido de azufre en las muestras.

Determinación del dióxido de azufre en los alimentos

Determinación del valor en blanco:
La destilación del dióxido de azufre se determina por titulación a través de un punto final de pH fijo. El punto final de pH fijo se basa en el valor en blanco de los productos químicos. En el primer paso, este valor en blanco se determina mediante una destilación en blanco de ácido fosfórico y agua destilada.

  • Nota de la aplicación: La solución patrón debe producirse diariamente para obtener una alta precisión.

Preparación de la muestray planificación:
Las muestras sólidas se trituran y homogeneizan primero. Una cantidad de muestra adecuada es decisiva para el método. Ésta debe basarse en el contenido de dióxido de azufre de la muestra. Para ello, hemos preparado una tabla que simplifica la rutina.

Contenido de SO2 [mg/kg] o [mg/l]Peso de la muestra [g] o [ml]
≤ 10≥ 50
10 - 2050
20 - 5025
50 - 10015
100 - 20010
200 - 5005
500 - 15002
≥ 15001
  • Nota de aplicación: Especialmente para grandes cantidades de muestras o muestras muy espumosas, se recomiendan los matraces de 800 ml de C. Gerhardt.

Pesaje y adición de ácido fosfórico:
Las muestras sólidas se pesan en e matraz con papel de pesaje con una exactitud de 0,1 mg y se cubren con 100 ml de agua destilada. En el caso de las muestras líquidas, se pipetea el volumen correspondiente en el matraz. A continuación se añade el ácido fosfórico y se puede iniciar la destilación.

  • Nota de aplicación: Debe transcurrir el menor tiempo posible entre la adición del ácido fosfórico y la colocación del matraz La adición automática del ácido fosfórico en los sistemas VAPODEST elimina el riesgo de liberar el dióxido de azufre demasiado pronto.

Destilación y valoración:
Durante la destilación, el dióxido de azufre se recoge en la solución receptora y se valora hasta el punto final de pH fijado (normalmente entre (4,4-4,5) utilizando una solución de hidróxido de sodio (NaOH) en el último paso.

  • Nota de aplicación: Para obtener una alta precisión, el NaOH utilizado aquí debe ser lo más fresco posible y el título debe comprobarse regularmente.

Comprobación de la tasa de recuperación:
A efectos de control, se comprueba la tasa de recuperación de una solución patrón de disulfito de sodio. Éste debe ser como mínimo del 85 %.

  • Nota de la aplicación: La solución debe producirse siempre fresca para obtener una alta precisión.

Resultados analíticos de las sustancias de referenciaFAPAS con VAPODEST

Muestra Cantidad de la muestra Contenido previsto [mg/kg] Contenido medido [mg/kg] Puntuación z Recuperación [%] Desviación estándar [%]
Solución de disulfito de sodio 10 ml 99,8 94,8 - 95,0 1,0 %
Carne 5 g 460 477 0,58 - 0,7 %
Albaricoques secos 2,5 g 2119 2152 0,31 - 0,4 %
Aparato
VAPODEST 550
Más información